Skip to content

What is a dictator, or an authoritarian?


By Robert D. Kaplan
Líder carismáticoWhat is a dictator, or an authoritarian? I’ll bet you think you know. But perhaps you don’t. Sure, Adolf Hitler, Joseph Stalin, and Mao Zedong were dictators. So were Saddam Hussein and both Hafez and Bashar al Assad. But in many cases the situation is not that simple and stark. In many cases the reality — and the morality — of the situation is far more complex.
Deng Xiaoping was a dictator, right? After all, he was the Communist Party boss of China from 1978 to 1992. He was not elected. He ruled through fear. He approved the massacre of protesters at Tiananmen Square in Beijing in 1989. But he also led China in the direction of a market economy that raised the standard of living and the degree of personal freedoms for more people in a shorter period of time than perhaps ever before in recorded economic history. For that achievement, one could arguably rate Deng as one of the greatest men of the 20th century, on par with Winston Churchill and Franklin D. Roosevelt.
So is it fair to put Deng in the same category as Saddam Hussein, or even Hosni Mubarak, the leader of Egypt, whose sterile rule did little to prepare his people for a more open society? After all, none of the three men were ever elected. And they all ruled through fear. So why not put them all in the same category?
Or what about Lee Kuan Yew and Zine El Abidine Ben Ali? During the early phases of Lee’s rule in Singapore he certainly behaved in an authoritarian style, as did Ben Ali throughout his entire rule in Tunisia. So don’t they both deserve to be called authoritarians? Yet Lee raised the standard of living and quality of life in Singapore from the equivalent of some of the poorest African countries in the 1960s to that of the wealthiest countries in the West by the early 1990s. He also instituted meritocracy, good governance, and world-class urban planning. Lee’s two-volume memoir reads like the pages in Plutarch’s Lives of the Noble Grecians and Romans. Ben Ali, by contrast, was merely a security service thug who combined brutality and extreme levels of corruption, and whose rule was largely absent of reform. Like Mubarak, he offered stability but little else.
You get the point. Dividing the world in black and white terms between dictators and democrats completely misses the political and moral complexity of the situation on the ground in many dozens of countries. The twin categories of democrats and dictators are simply too broad for an adequate understanding of many places and their rulers — and thus for an adequate understanding of geopolitics. There is surely a virtue in blunt, simple thinking and pronouncements. Simplifying complex patterns allows people to see underlying critical truths they might otherwise have missed. But because reality is by its very nature complex, too much simplification leads to an unsophisticated view of the world. One of the strong suits of the best intellectuals and geopoliticians is their tendency to reward complex thinking and their attendant ability to draw fine distinctions.
Fine distinctions should be what geopolitics and political science are about. It means that we recognize a world in which, just as there are bad democrats, there are good dictators. World leaders in many cases should not be classified in black and white terms, but in many indeterminate shades, covering the spectrum from black to white.
More examples:
Nawaz Sharif and his rival, the late Benazir Bhutto, when they alternately ruled Pakistan in the 1990s were terrible administrators. They were both elected by voters, but each governed in a thoroughly corrupt, undisciplined and unwise manner that made their country less stable and laid the foundation for military rule. They were democrats, but illiberal ones.
The late King Hussein of Jordan and the late Park Chung Hee of South Korea were both dictators, but their dynamic, enlightened rules took unstable pieces of geography and provided them with development and consequent relative stability. They were dictators, but liberal ones.
Amid this political and moral complexity that spans disparate regions of the Earth, some patterns do emerge. On the whole, Asian dictators have performed better than Middle Eastern ones. Deng of China, Lee of Singapore, Park of South Korea, Mahathir bin Mohammad of Malaysia, Chiang Kai-Shek of Taiwan were all authoritarians to one degree or another. But their autocracies led to economic and technological development, to better governance, and to an improved quality of life. Most important, their rules, however imperfect, have overall better positioned their societies for democratic reforms later on. All of these men, including the Muslim Mahathir, were influenced, however indirectly and vaguely, by a body of values known as Confucianism: respect for hierarchy, elders, and, in general, ethical living in the here-and-now of this world.
Contrast that with Arab dictators such as Ben Ali of Tunisia, Mubarak of Egypt, Saddam of Iraq, and the al Assads of Syria. Ben Ali and Mubarak, it is true, were far less repressive than Saddam and the elder Assad. Moreover, Ben Ali and Mubarak did encourage some development of a middle class in their countries. But they were not ethical reformers by any means. Of course, Saddam and al Assad were altogether brutal. They ran states so suffocating in their levels of repression that they replicated prison yards. Rather than Confucianism, Saddam and al Assad were motivated by Baathism, a half-baked Arab socialism so viciously opposed to Western colonialism that it created a far worse tyranny of its own.
Beyond the Middle East and Asia there is the case of Russia. In the 1990s, Russia was ruled by Boris Yeltsin, a man lauded in the West for being a democrat. But his undisciplined rule led to sheer economic and social chaos. Vladimir Putin, on the other hand, is much closer to an authoritarian — and is increasingly so — and is consequently despised in the West. But, helped by energy prices, he has restored Russia to some measure of stability, and thus dramatically improved the quality of life of average Russians. And he has done this without resorting to the level of authoritarianism — with the mass disappearances and constellation of Siberian labor camps — of the czars and commissars of old.
Finally, there is the most morally vexing case of all: that of the late Chilean dictator Augusto Pinochet. In the 1970s and 1980s, Pinochet created more than a million new jobs, reduced the poverty rate from a third of the population to as low as a tenth, and the infant mortality rate from 78 per 1,000 to 18. Pinochet’s Chile was one of the few non-Asian countries in the world to experience double-digit Asian levels of economic growth at the time. Pinochet prepared his country well for eventual democracy, even as his economic policy became a model for the developing and post-Communist worlds. But Pinochet is also rightly the object of intense hatred among liberals and humanitarians the world over for perpetrating years of systematic torture against tens of thousands of victims. So where does he fall on the spectrum from black to white?
Not only is the world of international affairs one of many indeterminate shades, but it is also one in which, sometimes, it is impossible to know just where to locate someone on that spectrum. The question of whether ends justify means should not only be answered by metaphysical doctrine, but also by empirical observation — sometimes ends do justify means, sometimes they don’t. Sometimes the means are unconnected to the ends, and are therefore to be condemned, as is the case with Chile. Such is the intricacy of the political and moral universe. Complexity and fine distinctions are things to be embraced; otherwise geopolitics, political science, and related disciplines distort rather than illuminate.

Chile: en A. Latina, el mayor nivel educativo entre jóvenes de 21 a 30 años. Los de menores recursos llegan más lejos en el sistema educativo


educación chile1A pesar de las masivas protestas del movimiento estudiantil, es donde más lejos llegan los pobres. Argentina está segundo, pero es el que menos avanzó en los últimos diez años.

Las imágenes de los estudiantes chilenos enfrentándose con la Policía en reclamo de una educación pública y gratuita se volvieron muy recurrentes en los últimos años. También las historias de familias que comprometen su situación endeudándose para pagar la universidad de sus hijos.
Esto hacía suponer que Chile tenía un sistema educativo sumamente desigual, en el que los ricos accedían masivamente a una educación de calidad, mientras que los pobres debían dejar rápidamente truncas sus ilusiones de superación personal.
Sin embargo, las estadísticas muestran un panorama muy diferente. Chile es el país de América Latina con mayores niveles de equidad educativa, según SEDLAC (Socio-Economin Database for Latin America and the Caribbean), que depende del Banco Mundial y de la Universidad de La Plata, y que se basa en los datos oficiales de 18 países de la región.

El coeficiente de Gini mide de 0 a 1 el grado de desigualdad en la distribución de determinados valores. Aplicado a la cantidad de años de estudio alcanzado por los jóvenes de distintos sectores de la sociedad, Chile es el que mejor se ubica en América Latina, con 0,12 (ver gráfico 1). Lo siguen Argentina, con un Gini de 0,14; Uruguay con 0,19 y Perú, Panamá y Venezuela con 0,2.
En el extremo opuesto se ubican los países centroamericanos, que, con la excepción de Panamá, tienen índices que van de 0,23 a 0,39. Son República Dominicana, Costa Rica, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Guatemala.
Chile es también el país con mayor nivel educativo entre sus jóvenes de 21 a 30 años (ver gráfico 2): su población estudia una media de 12,5 años. Además, es el país en el que aquellos de menores recursos llegan más lejos en el sistema educativo, ya que en el primer quintil de ingresos (el 20% que menos gana) promedian 11 años de estudio.

Educación 1

Argentina queda también en segundo lugar en ambos rubros. Con 12 años de estudio promedio en todas las personas de 21 a 30 años, y 10,3 entre las pertenecientes al primer quintil de ingresos.
Entre los más pobres la siguen Venezuela con 9,3, y Bolivia y Ecuador con 8,9. Nuevamente, los de peor rendimiento son los centroamericanos: Costa Rica, El Salvador, Honduras y Guatemala, donde el primer quintil promedia menos de 4 años de estudios.
“El sistema de educación superior chileno abarca al 40% de los jóvenes de 18 a 24 años. Es una cobertura bastante alta para la región. Según los quintiles de ingreso, es del 18% para el primero, 22% para el segundo y 26% para el tercero”, explica Sebastián Donoso, doctor en Educación e investigador de la Universidad de Talca, en diálogo con Infobae.
Pero para hacer un análisis más completo del estado de la desigualdad educativa en la región no alcanza con ver la foto de la actualidad. Es necesario analizar el proceso, cómo fue la evolución en los últimos años.

El país que más avanzó entre 2001 y 2011 (último año del que hay datos oficiales en la mayoría de los casos) fue Bolivia, ya que, en ese lapso, el tiempo de estudio promedio entre los jóvenes aumentó 3 años. Los que le siguen en mejoramiento de la media de estudio son Brasil, donde se incrementó 2,4 años, y Perú, República Dominicana y Venezuela, que crecieron 2,2 años.
Es lógico que en un contexto mundial de expansión de la matrícula secundaria y universitaria, el aumento más pronunciado se manifieste en los países que tenían excluida del sistema educativo a amplios sectores de la población, y que en aquellos países más avanzados, el crecimiento se desacelere.
Pero mientras que Chile, que ya era el de mejor rendimiento hace una década, siguió avanzando y consiguió que lo jóvenes de menores ingresos alcanzaran 1,2 años más de estudio (ver gráfico 3), Argentina quedó completamente estancada. En el primer quintil el incremento fue de apenas 0,3 años, y en la totalidad de los jóvenes fue de 0,2.
Es decir que la situación de privilegio en la que aún se encuentra Argentina se explica más por su historia, por haber sido pionera en la escolarización de su población, que por su presente. Si la tendencia persiste en los próximos años, no sería extraño que países como Bolivia, Venezuela y Perú terminen superándola.
Educación 2

Claves para entender la desigualdad educativa:
Más allá de los casos exitosos, y de los avances producidos en los últimos años, basta ver los gráficos para notar que la desigualdad sigue siendo un serio problema en la región.
Chile está lejos de haber solucionado sus problemas educativos. Por ejemplo, en lo que respecta a los altos niveles de deserción que afectan a los sectores de menores ingresos, que si bien llegan a la universidad en una mayor proporción, tienen serias dificultades para graduarse.
“Las tasas regulares de fracaso en la educación superior (estudiantes que ingresan y no siguen estudiando después de 2 años y medio) son del orden del 30%. Al menos la mitad de ellos pertenece a los primeros quintiles”, cuenta Donoso.
Una de las principales causas de este fracaso se relaciona con la escasez de recursos económicos de los alumnos de los primeros quintiles. “Hay muchos estudiantes que se ven obligados a trabajar y a estudiar -dice Donoso-. Además suelen vivir más lejos y tienen que viajar más tiempo, y el valor de la educación superior en Chile es muy alto, por más que haya sistemas crediticios. Las familias se endeudan y no les alcanzan los recursos”.
Si bien las desigualdades económicas parecen las más determinantes, muchos estudios demuestran que las desigualdades en el reparto de recursos educativos suelen ser aún más importantes.
¿De dónde salen esos recursos? De las familias. Aquellos estudiantes con padres que pasaron por la universidad ya manejan sus códigos lingüísticos y de comportamiento antes de ingresar, además de tener en casa en quien apoyarse para saber cómo encarar ese mundo. En cambio, los alumnos de primera generación están completamente solos, frente a un contexto que les resulta desconocido.
“La reprobación, el lento ritmo de avance y finalmente la deserción ocurren en gran medida por dificultades académicas. Aquí la cuestión es la brecha entre el capital cultural esperado por las instituciones y el real de buena parte del alumnado”, dice a Infobae la psicóloga Ana María Ezcurra, doctora en Estudios Latinoamericanos, Ciencias Políticas y Sociales, y Directora General del Instituto de Estudios y Acción Social.
La brecha se produce porque las instituciones académicas presumen que los estudiantes poseen los conocimientos prácticos y teóricos necesarios para aprender disciplinas complejas. Pero nadie nace con ese capital cultural*, sino que se adquiere en los primeros años de vida si uno crece en un contexto familiar con experiencia en instituciones educativas. Los que no crecen en ese marco, que son la mayoría, ingresan a la universidad sin los conocimientos que ésta da por sabidos.
Por eso no es extraño que las instituciones educativas sean incapaces de revertir esas desigualdades. En América Latina, sólo el 3,1% de los jóvenes con padres que no terminaron la escuela primaria llega a concluir el ciclo superior, según el Panorama Social 2007 de la Cepal. En cambio, el 71,6% de quienes concluyen el ciclo superior tienen padres que también lo terminaron.

Educación 1

Cómo combatir la desigualdad en la distribución de capital cultural:
“Lo más efectivo que hicimos fue implementar programas propedéuticos de asistencia a estudiantes, con sistemas de apoyo en habilidades cognitivas y tutores con los cuales conversar y tener un vínculo más directo. Fueron exitosos para aquellos que no tienen la práctica social ni manejan los códigos de la educación superior”, cuenta Donoso.
Pero no alcanza con estrategias que estén focalizadas en los alumnos con dificultades, ya que el problema es de la institución, que niega sus necesidades.
“Tiene que haber una reforma educativa que mire al conjunto. Hay que dar al primer año una prioridad real, a por medio de una asignación sustancial de recursos humanos y financieros”, dice Ezcurra.
“Se pueden establecer seminarios de primer año que apunten al desarrollo del capital cultural en el punto de partida, pero vinculados al resto de la currícula. Hay que disminuir la fragmentación mediante la creación de comunidades de aprendizaje”, agrega. Pero mientras que las instituciones educativas y el Estado no reconozcan el problema ni asuman lo profundas que son las desigualdades educativas y culturales existentes en la sociedad, difícilmente puedan resolverlo.

Fuente: Infobae, Darío Mizrahi

Gibraltar es más cercano a los británicos que las Malvinas: el patriotismo británico, material inflamable


HMS Dauntless 2012aAunque estos días no lo parece, Gibraltar es un asunto que preocupa muy poco a la opinión pública británica. La gran mayoría cree que las 30.000 personas que ostentan la nacionalidad gibraltareña viven gracias a la caridad británica y que el valor estratégico que tenía el Peñón en el pasado ha perdido su vigencia en el siglo XXI. ¿Significa eso que no les importaría que el Gobierno de Su Majestad renunciara a ese minúsculo territorio y se lo devolviera a España? Bueno, eso no está tan claro. El patriotismo es una de las características fundamentales del británico y una cosa es pasar de Gibraltar y otra muy distinta entregarlo a un país tercero.

El patriotismo se inflama con gran facilidad cuando hay algo que hace prender ese volátil combustible. En este caso, la mecha son los exhaustivos controles que España imponer en la verja y que Downing Street considera políticos y desproporcionados. Ante lo que Londres ve como represalia de un país extranjero contra ciudadanos protegidos por la corona, el patriotismo se hincha con pasmosa facilidad.

El ejemplo más claro de patriotismo súbito es el de las islas Malvinas. Los británicos llegaron a plantearse en los años 70 ceder a Argentina la soberanía sobre el territorio, pero cuando el general Galtieri invadió el archipiélago en 1982, las Malvinas se convirtieron en una cuestión de orgullo nacional y el país cerró filas en torno a Margaret Thatcher para recuperar a sangre y fuego aquel remoto territorio casi deshabitado: una media de 0,26 habitantes por kilómetro cuadrado.

Gibraltar es más cercano a los británicos que las Malvinas, unas islas que casi nadie sabía donde estaban la noche anterior al desembargo argentino. Pero también el Gobierno estuvo a punto de cederlo, en parte, a España durante las negociaciones de 2002 para compartir la soberanía. En aquella ocasión no se trataba de una agresión extranjera, sino de unas negociaciones. En esos casos el patriotismo no se inflama solo. Alguien ha de hacer saltar chispas para que prenda el fuego. Y en esa tarea, los gibraltareños son maestros: el poderoso lobby gibraltareño en Londres se puso manos a la obra de forma inmediata para frenar la operación.

Ese lobby tiene nombre y apellido: su alma máter es Albert Poggio. Nacido en el campo de refugiados gibraltareños en Ballymena (Irlanda del Norte) en 1945, criado en el Peñón y desde los 11 años en Londres, Poggio pasó la infancia en Gibraltar pero conoce Londres como la palma de sus manos desde los 11 años y se pasea por el palacio de Westminster con más soltura que muchos lores y diputados.

El lobby gibraltareño tiene una gran presencia pública, pero nada es tan efectivo como la persuasión británica y el gracejo andaluz del llanito Poggio, que sabe siempre qué tecla mediática, parlamentaria o ministerial conviene tocar en cada momento. Quizás su momento cumbre fue precisamente en 2002, cuando la campaña política, mediática y publicitaria que puso en marcha acabó facilitando el fracaso de las negociaciones sobre cosoberanía de los Gobiernos de José María Aznar y Tony Blair. No faltaron viajes de parlamentarios al Peñón a gastos pagados ni una llamativa campaña publicitaria con docenas de taxis londinenses proclamando el carácter británico de Gibraltar. Esta crisis, sin embargo, es algo distinta a otras anteriores por el protagonismo que está teniendo el primer ministro, David Cameron. Normalmente, el primer ministro no suele mancharse demasiado las manos en defensa del Peñón, una tarea que suele encomendar al jefe del Foreign Office. Pero Cameron está estos días en primera fila de la batalla de la propaganda con España. Quizás eso se deba al sesgo más patriótico y nacionalista que está tomando la política británica en los últimos dos años, al calor del debate sobre la Unión Europea y de la irrupción del antieuropeo Partido por la Independencia de Reino Unido (UKIP) en el escenario electoral.

Quizás se deba también a la hiperactividad mediática que está mostrando el primer ministro este verano. Con los conservadores en auge en los sondeos en las últimas semanas y la economía recuperándose, David Cameron no pierde oportunidad para opinar de lo que haga falta. Desde los ciclistas en Londres al cuidado de gatos y perros, la polémica técnica del fracking para extraer gas, la campaña de Stephen Fry en defensa de los homosexuales en Rusia, la responsabilidad de las redes sociales frente a los abusos, el Ramadán, la economía, el primer hijo de los duques de Cambridge, la protección de los niños frente a la pornografía en Internet, la economía, el críquet… y, como no, Gibraltar.

Fuente: El País. Walter OPPENHEIMER

“Si vis pacem, para bellum”: Portaaviones británico que desplegó en Malvinas arribará a Gibraltar en medio de negociaciones


illustrious-145332_561x316El Reino Unido enviará al portaaeronaves HMS «Illustrious» a unas maniobras en el Mediterráneo que tendrán lugar a finales de este mes y que muy probablemente le llevarán al puerto de Gibraltar acompañado de dos fragatas, de las que solo se conoce el nombre de la HMS «Westminster», según recoge el diario británico «The Daily Telegraph».

No se trata de un gesto más, sino de una decisión cargada de todo el simbolismo posible: el HMS «Illustrious» es el buque insignia de la Royal Navy y además participó -con la guerra de las Malvinas (o Falklands, según se mire) ya concluida- en el despliegue posterior británico para asegurar las Malvinas y su espacio aéreo. El 28 de agosto de 1982 reemplazó al HMS «Invincible», que da nombre a la clase a la que pertenece este portaaronaves, destinado sobre todo a portar helicópteros ahora.

En la página oficial de la Armada británica se destacaba ya que el HMS «Illustrious» pasaría desplegado en 2013 fuera de su base de Porstmouth ocho meses. Botado en 1978 y asignado a la Armada británica en junio de 1982 está previsto que se dé de baja el año que viene. De 22.000 toneladas, cuenta con una tripulación de unos 685 militares. Cuenta con 22 helicópteros a bordo: entre ellos, AH-64D, o Westland Apache AH Mk.1

El diario británico -que se hace eco de la noticia del despliegue naval británico a finales de mes en aguas mediterráneas- destaca que dichas maniobras «Cougar 2013» estaban previstas con anterioridad a la escalada de la tensión diplomática entre España y Reino Unido a cuenta de Gibraltar.

En 2012, buques franceses y británicos participaron en las maniobras «Cougar 2012» que tenían como objetivo un desembarque en costa, maniobras combinadas con fuerzas de dos flotas, operaciones de desembarco en las costas de la isla de Cerdeña y también en Albania y Turquía. En esas mismas maniobras participó el HMS «Illustrious» e incluso sus helicópteros realizaron maniobras de tiro en las proximidades al Peñón de Gibraltar.

Resta por ver si finalmente el buque insignia de la Armada británica atraca en Gibraltar. Si así fuera, el gesto sería de suma importancia: el buque insignia de la Royal Navy, una vez desplegado en las Malvinas (o Falklands), anclado por unos días en Gibraltar…. aunque sea a millas náuticas de distancia, ya que su calado le impide fondear en plenas aguas del Peñón.

 

Fuente: ABC. Esteban Villarejo

 

Israelíes y Palestinos vuelven a la mesa de conversaciones


peace talks29 de Julio de 2013

Después de tres años, y sin grandes expectativas, israelíes y palestinos volvieron este lunes a la mesa de negociaciones, bajo la tutela de Estados Unidos. Los representantes de ambos gobiernos llegaron a Washington, invitados por el secretario de Estado John Kerry, con gran oposición interna en los dos bandos, y sin más gestos o concesiones que la promesa de Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí, de liberar a 104 presos palestinos condenados antes de la firma de los acuerdos de Oslo en 1993. Mucho queda por decidir en este reinicio, pero la Casa Blanca ya le ha dejado claro a ambas partes que un requisito para el éxito es que las partes en conflicto quieran la paz tanto o más que el propio Kerry.

 

“El trabajo más difícil de estas negociaciones está por delante”, dijo el presidente Barack Obama en un comunicado en el que anunció la reanudación de las negociaciones. “Tengo la esperanza de que tanto israelíes como palestinos acometerán a estas conversaciones con buena fe, esfuerzo y determinación”. A Washington acudieron la ministra de Justicia israelí Tzipi Livni y el negociador jefe palestino Saeb Erekat. La ronda inicial acabará hoy.

 

De momento, son conversaciones preparatorias, en las que los enviados establecerán el marco negociador, con formación de grupos de trabajo y protocolos de anuncios públicos. El plazo inicial para negociar es de nueve meses. La intención de la Casa Blanca es que Netanyahu y el primer ministro palestino, Mahmud Abbas, se encuentren directamente en fases ulteriores, como ya hicieron en Washington en 2010. Cuando esta primera ronda culmine, Kerry anunciará los detalles ulteriores del proceso negociador y los plazos finales.

 

“No es un secreto que este proceso va a ser difícil y creo que los compromisos razonables van a ser la clave para sacarlo adelante”, dijo Kerry durante una comparecencia en Washington en la que presentó a Martin Indyk como nuevo enviado especial de EE UU a Oriente Próximo. Como embajador de EE UU en Israel, Indyk fue uno de los principales artífices de la política estadounidense en la región durante la presidencia de Bill Clinton.

 

El proceso negociador quedó en punto muerto en 2010, después de que Netanyahu ordenara una moratoria sobre la construcción en asentamientos de colonos en Cisjordania que duró 10 meses y expiró sin que hubiera avances reales. Desde entonces ha habido varios intentos frustrados por revitalizar el proceso de paz, muchos impulsados por EE UU, pero solo el empeño de Kerry ha tenido éxito, tras seis viajes a la zona. En esta ocasión, Abbas ha accedido a volver a negociar sin más moratorias o garantías, algo que han criticado duramente varias facciones de Al Fatah, su partido.

 

“Una congelación no tiene por qué ser anunciada. Basta con que Netanyahu ordene que no se siga construyendo, sin más”, asegura Ghassan Khatib, analista palestino y vicepresidente de la universidad de Birzeit. “La única cosa que marcaría una diferencia, en este punto, es un freno en esas construcciones. Que se deje de ampliar los asentamientos daría indicaciones de que de verdad Netanyahu quiere la paz, que al fin y al cabo es un modo de acabar con la ocupación de los territorios palestinos”. Las conversaciones de Oslo, en 1993, ya avanzaron durante meses en secreto y sin grandes anuncios.

 

El domingo, Netanyahu logró que su consejo de ministros aprobara la excarcelación de los 104 presos palestinos, a pesar de una notable oposición de los sectores más derechistas de su gobierno. “Con Netanyahu es siempre mejor fijarse en lo que hace, en lugar de lo que dice. Si está tan comprometido con la paz, ¿por qué no cambia ya su gobierno y resta peso en él a los representantes de los colonos?”, opina el analista israelí Yossi Alpher. “Además, si Abbas no aceptó la oferta de Ehud Olmert en 2008, ¿cómo va a aceptar algo ahora? No creo que Netanyahu esté dispuesto a ir tan lejos como Olmert en 2008”.

 

Olmert, primer ministro entre 2006 y 2009, llegó a ofrecer el 93,7% de Cisjordania, anexionando a Israel los grandes bloques de asentamientos, como Ariel. A cambio, ofreció entregarle a un Estado palestino un 5,8% equivalente de zonas dentro de las fronteras del Estado israelí. Abbas podría haber logrado un túnel que conectara Gaza con Cisjordania y que Israel cediera el control de los lugares sagrados de Jerusalén a un comité internacional. Además, Olmert se comprometió a aceptar hasta 5.000 refugiados palestinos. Abbas rechazó la oferta.

 

Fuente: El País

Algunas de las reveladaciones del soldado Manning en los Wikileaks de 2010


Germany NSA SurveillanceLa información difundida por Wikileaks en 2010, gracias a las filtraciones del soldado estadounidense Bradley Manning, destapó el modus operandi de la diplomacia estadounidense.

Estas son algunas de las informaciones más destacadas de las que se desvelaron.

» España. La Embajada de EE UU en Madrid presionó para frenar o boicotear las causas judiciales abiertas en la Audiencia Nacional contra políticos y militares estadounidenses presuntamente involucrados en casos de torturas en Guantánamo, crímenes de guerra en Irak o secuestros en los vuelos de la CIA.

EE UU ofreció 85.000 dólares por cada preso de Guantánamo que España acogiera. Madrid se había comprometido a recibir a cinco prisioneros y, ante las reticencias que mostró, Washington hizo esa oferta económica.

El embajador estadounidense en España entre 2005 y 2009, Eduardo Aguirre, analizó al Ejecutivo socialista liderado por José Luis Rodríguez Zapatero. Aguirre califica al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, como “impredecible”. A Carmen Chacón, ministra de Defensa, la tilda de “inmadura”. De Zapatero afirmó que “siempre pone sobre la mesa todas las opciones para conseguir sus objetivos políticos a corto plazo” y que “tiene sus propios consejeros y raramente consulta asuntos clave con sus subordinados. Al haber crecido su autoestima con la permanencia en el poder, lo hace con menos frecuencia”.

» Estados Unidos. Los diplomáticos estadounidenses tenían una misión específica en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, conseguir material genético (ADN) de los altos funcionarios de la organización. Así estaba detallado en un cable de julio de 2009. Todo ello siguiendo las directrices de la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton.

» Argentina. El Departamento de Estado mostró curiosidad por la personalidad de la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner. En un cable de diciembre de 2009 se preguntaba: “¿Cómo controla Cristina Fernández de Kirchner sus nervios y su ansiedad? ¿Cómo afecta el estrés a su conducta con sus asesores y/o en su proceso de toma de decisiones? ¿Qué medidas toman CFK o sus asesores para ayudarla a manejar el estrés? ¿Toma alguna medicación? ¿Cómo le afectan las emociones en su proceso de toma de decisiones y cómo baja la tensión cuando está angustiada?”.

» México. En enero de 2009, Washington señalaba que el Ejército mexicano estaba perdiendo su guerra contra los cárteles de la droga y que las instituciones del país “a menudo se obstaculizan, la información no es compartida y las operaciones conjuntas son inexistentes”.

» Nicaragua. En mayo de 2006 Estados Unidos denunciaba que el narcotraficante colombiano Pablo Escobar había recibido ayuda del Gobierno de Daniel Ortega en la década de los ochenta. Aviones repletos de cocaína cargaban y descargaban en Managua antes de emprender camino hacia EE UU.

» Alemania. En un cable enviado en junio de 2007 desde la Embajada en Berlín, la diplomacia estadounidense considera que la canciller, la democristiana Angela Merkel, tiene una “aversión al riesgo y raramente es creativa”.

» Italia. En enero de 2009 un cable especula sobre la relación del primer ministro conservador, Silvio Berlusconi, con el entonces primer ministro ruso, Vladimir Putin. El italiano es considerado “inútil y banal” y que se ha beneficiado de una “perversa conexión” con Putin.

» Rusia. “Una cleptocracia autocrática y corrupta crece en torno al primer ministro Vladímir Putin”, analiza la diplomacia estadounidense en febrero de 2010. El entonces presidente, Dmitri Medvédev, es descrito como “el Robin” de un Putin al que compara con Batman.

» Pakistán. Diplomáticos británicos y estadounidenses temían en septiembre de 2009 que las armas nucleares en poder de Islamabad cayeran en manos de grupos terroristas islamistas. En el cable se desvela que desde 2007 EE UU había estado intentado retirar uranio altamente enriquecido de una instalación del país.

» Reino Unido-Libia. En octubre de 2008 el Departamento de Estado sabía que el exdictador libio Muamar Gadafi amenazaba con bloquear acuerdos comerciales con Londres si el terrorista responsable de los atentados de Lockerbie —el 21 de diciembre de 1988, 270 personas fallecieron cuando un vuelo entre Londres y Nueva York estalló sobre la localidad escocesa—, Abdelbaset Ali Mohamed Al Megrahi, enfermo de cáncer, moría en prisión en Reino Unido. Al-Megrahi fue puesto en libertad en 2009 y falleció el 20 de mayo de 2012 en Libia.

» Arabia Saudí. Un aliado clave de Washington en Oriente Próximo es la fuente de financiación de grupos terroristas sunís en todo el mundo. Así lo denunciaba Hillary Clinton diciembre de 2009. “Arabia Saudí sigue siendo un apoyo fundamental para Al Qaeda, los talibanes, Lashkar e Taiba, Hamás… los cuales recaudan probablemente millones de dólares durante el Ramadán”.

» Irán. En noviembre de 2009 la diplomacia advertía de que líderes árabes desean que EE UU ataque a Irán para detener su programa nuclear.

Fuente: El País

El soldado Manning, responsable de los Wikileaks en 2010, se libra de la perpetua.


Manning spared most serious charge, but guilty in 19 chargesTres años después de que fuera detenido en Irak en mayo de 2010, el soldado Bradley Manning, se libró este martes de la cadena perpetua por haber filtrado la mayor cantidad de documentos secretos —700.000, militares y diplomáticos— de la historia de Estados Unidos, pero no eludirá la cárcel. La juez militar encargada del caso, la coronel Denise Lind, absolvió a Manning, de 25 años, del delito de ayudar al enemigo, el más grave de los 22 cargos que pesaban sobre él, pero lo encontró culpable de otros 20 —que incluyen espionaje, fraude informático y robo—, unos crímenes que atentan contra la Ley de Espionaje y por por los que el uniformado podría pasar hasta 136 años en prisión. El veredicto supone un duro revés para el Pentágono que con la grave acusación de ayuda al enemigo perseguía disuadir a otros potenciales soplones del Ejército de seguir el ejemplo de Manning.

El juicio por el caso Wikileaks, sin embargo, aún no ha concluido. Tras la lectura del veredicto, el miércoles dará comienzo la fase procesal para determinar el contenido concreto de la sentencia y establecer la pena definitiva que deberá cumplir Manning, un proceso que, debido al número de testigos llamados a declarar por la defensa y la acusación se prolongará a lo largo de todo el mes de agosto.

Manning se declaró culpable a principios de febrero de 10 delitos menores por los que únicamente se enfrentaría a una pena de 20 años de cárcel. No obstante la Administración fue más allá y presentó el cargo de ayuda al enemigo, remontándose a un caso de la Guerra de Secesión en la que un soldado fue encontrado culpable de ese delito tras filtrar información a un periódico de Alexandria (Virginia) y condenado a tres meses de prisión.

Lind, con fama de prudente, no ha admitido el argumento de la acusación de que la publicación de documentos secretos en Internet, no sólo es un delito contra el código militar y la Ley de Espionaje, sino una forma de ayudar al enemigo que tiene acceso de manera franca a la red. La juez sí considera a Manning culpable de robar documentación confidencial pero no cree que publicarla en la web pueda auxiliar a las naciones y grupos hostiles a EE UU, lo contrario hubiera sentado un serio precedente para el periodismo de investigación ya que el veredicto podría haberse aplicado a cualquier otra información secreta colgada en la web otros medios de comunicación.

A la magistrada tampoco le han convencido los alegatos de la defensa del soldado que se ha esforzado en presentarlo como un joven idealista que solo quería provocar un debate en la sociedad. El letrado de Manning, David Coombs, procuró restar importancia a los efectos de las filtraciones para el aparato de inteligencia de EE UU, asegurando que éstas apenas pusieron en riesgo la seguridad nacional.

Durante el proceso, la fiscalía ha tratado de presentar a Manning como un traidor que fue consciente en todo momento de que con sus filtraciones a Wikileaks ponía en peligro la seguridad de EE UU favoreciendo de manera indirecta a Al Qaeda y otros grupos terroristas. El fiscal Ashden Fein insistió en que en la guarida de Osama Bin Laden en Abbotabad (Pakistán) se encontraron cables filtrados por Manning e incluso lo responsabilizó de desencadenar la Primavera Árabe en Túnez. “Siempre supo que cediendo la información a Wikileaks ésta llegaría al enemigo porque sabía que el enemigo se servía de Wikileaks”, señaló durante su turno de alegatos finales.

La defensa alertó sobre la argumentación del Pentágono al advertir de que concluir que las filtraciones a Wikileaks constituían un delito de ayuda al enemigo, disuadiría a quienes quisieran delatar conductas inapropiadas del Gobierno a través de medios de comunicación que pudieran acabar en la red. “Ese cargo es militar pero nos afecta a todos”, declaró el lunes a la cadena CNN Julian Assange, el fundador de Wikileaks. La web calificó el martes de “extremado” el veredicto de la juez. La reputación y el carácter del portal de filtraciones han sido uno de los asuntos más controvertidos que han centrado los dos meses de testimonios entre la defensa y la acusación.

Los abogados de Manning han tratado de equiparar Wikileaks con cualquier otro portal de información, cuya función de servicio público es incompatible con la acusación de ayudar al enemigo, insistiendo en que “no difiere” de EL PAÍS o del resto de medios que también publicaron a través de sus páginas web cables del Departamento de Estado y vídeos e información de las guerras de Afganistán e Irak filtrados por Manning. La fiscalía, sin embargo, presentó tuits publicados por Wikileaks en los que solicitaba información clasificada como prueba de que su único propósito era filtrar secretos de los Gobiernos y no informar.

En la nueva fase que se inicia, la fiscalía tratará de presionar a la juez para que imponga la máxima pena al soldado, mientras que la defensa procurará enfatizar los problemas psicológicos de Manning, que se agravaron cuando, con 21 años, fue destinado a Irak. El veredicto de ayer aleja del punto de mira de la Justicia estadounidense a Assange, si bien la sentencia final sí será seguida con atención por Edward Snowden, el último en incorporarse a la lista de ilustres filtradores de EE UU, que también está acusado de cargos de espionaje.

Fuente: El País.

%d bloggers like this: